Blogia
ConSurVision

Una tradición de familia: Cultivo del tabaco

Una tradición de familia: Cultivo del tabaco

ANTECEDENTES

Cuando a principios del siglo XVIII, el Rey de España, Fernando VII aprobó la abolición de los privilegios de la real factoría del tabaco de La Habana y la concesión de libertad del cultivo, venta y tráfico de toda clase de tabaco en la isla de Cuba, se estimuló la producción de ese renglón en Consolación del Sur, un municipio de la zona occidental, donde las condiciones de los suelos eran idóneas para la producción de la hoja.

Muchas familias pobres se iniciaron en la labor y fueron transmitiendo de generación en generación los secretos para obtener los  excelentes resultados productivos que hoy distinguen al territorio consolareño, donde más tabaco se siembra en Cuba.

UNA FAMILIA TABACALERA

En la zona de Pilotos, considerada el macizo tabacalero de este municipio, vive la familia que encabeza Nicolás Pérez Blanco, un campesino que lleva en la sangre el aroma del tabaco.

“Desde que era un niño, dice, mis abuelos me enseñaron a trabajar la tierra y sacarle el mejor provecho a esa hoja verde, que hoy, le provee a mi familia todo lo que tiene, además de contribuir al desarrollo económico del país con la siembra de más de cincuenta mil posturas. Actualmente trabajamos la finca mis hijos, mi hermana, sobrinos y otros parientes que también continuaron la tradición”.

LEGADO Y EJEMPLO

Eufemia y Omar son dos de los más jóvenes integrantes de la familia Pérez Blanco y según ellos lo aprendieron de los viejos, desde que apenas eran chiquillos, cuando los llevaban al campo a ayudar en la siembra y la recolección. Hoy, de alguna manera, se sienten comprometidos con los iniciadores y con la Revolución, que les dio la tierra para sacarle su fruto, además de la posibilidad de estudiar. 

Son ellos ahora los encargados de que la tradición no se pierda. Los nietos de Nicolás al regresar de la escuela cada tarde, acompañan a los mayores y ya saben las técnicas para sembrar, como se apolca y otras labores importantes para obtener buenos rendimientos.

EPÍLOGO

La garantía de continuar el oficio como una tradición familiar es lo que distingue a la familia fomentada por Nicolás Pérez Blanco en la comunidad de Pilotos. Como ellos, muchos campesinos en Consolación del Sur impulsan el principal renglón exportable del territorio y siembran en las jóvenes generaciones continuadoras de su labor el orgullo de ser tabacaleros.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres